“DEL PUEBLO , POR EL PUEBLO Y PARA EL PUEBLO”

 

Por  LUCINA  KATHMANN

Programa “El Arte de la Ciudadanía” Teatro de los Jardines Victoria de Chicago (ILL)  EE.UU 17 de octubre 2004

traducido al castellano por Ricardo Gustavo Espeja

 

En la alocución de Gettysburg , Abraham Lincoln  en 1863 expresaba la esperanza porque “un gobierno del pueblo , por el pueblo y para el pueblo, no muriera en la tierra”. Más de un siglo después , nosotros compartimos este anhelo. Durante el curso de esos años , hubieron algunos capítulos de la historia donde se intentó hacer de semejante sueño una realidad. Y descubrimos que no era tan fácil.

   En un sentido, la aspiración en sí misma ha evolucionado. Ya no estamos satisfechos con la mera representación, deseamos una democracia real y participativa.

Un par de semanas atrás  escuché a Samuel Ruiz  hablar sobre   este sueño . El es  obispo retirado de San Cristóbal de las Casas, alguien que hace diez años fue mediador entre los rebeldes Zapatistas y el gobierno de México. El dijo que no sólo deseamos que todos voten , también que haya una periódica alternancia entre los gobernantes , que un partido ceda ante otro, sin coerción , y que no haya  miedo ni violencia en ningún momento del proceso ni de la votación ni en el cambio de dirigentes. Además señaló   queremos escuchar a la primer parte  de la nación, no a los partidos políticos  o al gobierno. La nación, esto es el pueblo, viene primero , subrayó. Ellas/os históricamente  estaban primero y por lo tanto también lo es el grado de su   importancia.

   Estaba hablando de la situación en México, país que el primer cambio real de gobierno en 75 años es una experiencia reciente, y donde, en las áreas de mayoría aborigen , este cambio aún no ha ocurrido, porque mucha gente  sigue con  temor  si no vota a ese partido (el P.R.I).

La esperanza por una democracia participativa  está evolucionando también acá en los EE.UU. Es posible remontarse a través de la historia de ese país , con las largas y duras luchas para integrar dentro del proceso democrático a numerosos grupos que no lo estaban  y que culminaron con dos enmiendas constitucionales : la 15a. que garantizó el voto para  todas las razas (la cual se aprobó en l870, pero la población afro americana no lo hizo en un número representativo sino después de 1965) y la 19a. la cual aseguraba el voto para ambos sexos. Pero no era suficiente  Los marginados  deben ser reclutados y luchar  por dejar de estar al margen y permanecer integrados en la sociedad. Ellos no solo deben votar ,  en la actualidad deben hacer un verdadero trabajo de gobierno. Deben estar preparados y ganar los cargos de  cualquier nivel gubernativo. Votar es parte del proceso pero no es un fin en sí mismo, podría ser incluso que   ni siquiera sea  el paso más importante.

   En México la historia de la lucha por el progreso de la mujer  comenzó con los derechos laborales, luego vino el derecho a la educación  y sólo entonces se procedió para obtener los derechos políticos. En los hechos, la mujer sólo pudo ejercer su derecho a voto en las elecciones federales de l952. La medida había propuesta con anterioridad  en numerosas ocasiones .

Cierta vez, en los años’30 del siglo pasado, cuando el presidente era Lázaro Cárdenas, el derecho al voto femenino consiguió la aprobación del senado y parecía tenerse casi la certeza que se convertiría en ley, hasta el punto tal que algunos grupos de mujeres  enviaron mensajes de felicitaciones. Pero, la cámara de diputados  detuvo el proceso pues envió  de vuelta el proyecto de ley a los parlamentos locales , donde fue eventualmente rechazado.

   A pesar de todo desde los años ’50 se ha registrado algunos avances  en la condición de la mujer. La igualdad entre ambos sexos  fue elevada al  nivel de una enmienda constitucional , lo cual ocurrió en l975. Esta reforma  también afirmó el derecho  de toda la población mexicana a planificar sus familias sin distinción de sexo. A partir de l993  se modificó , el código electoral federal  ordenándose que se incrementara el número de candidatos del sexo femenino. Así también en l996 llegó a ser ilegal que un partido propusiera en su boleta eleccionaria al 70% de sus candidatos pertenecientes a un sólo sexo.  Más de la mitad de los países de América Latina han aprobado leyes semejantes, lo mismo que un buen número de estados de Asia y de Africa.

  Como había sido de esperar en estos países un gran número de nuevas mujeres están llegando a la vida pública. Ello podría ser considerado como una temprana capitalización  del efecto total de estas leyes, pero muchos reportes señalan que :

1.   En cuanto a las condiciones de vida en su distrito electoral, las representantes nuevas son completamente confiables, pero.

      2.   No conocen bien, ni les gustan a veces, el ambiente y los procedimientos de las legislaturas. Incluso hay algunas que regresan a sus distritos disgustadas.
 

     En los EE.UU hay al presente 12 senadoras de un cuerpo que cuenta con 100 miembros  y nunca hubo una mujer presidente o vice presidente. No es mi intención hablar acerca de los adelantos  de la mujer en los EE.UU, pero, estos detalles muestran algo  que yo estoy tratando de establecer, consiste en que el derecho a voto, el cual ya  cuenta con  una vigencia de 74 años , no es suficiente. Así como la 19na enmienda no colocó automáticamente a la mujer en la vida pública, el proceso electoral , tan importante como es, no asegura la democracia por sí mismo.

      Algunos representantes del gobierno de los EE.UU hablan como las elecciones traerán democracia, por ejemplo en Irak o Afganistán. Ellos dicen que obligarán a que el país lleve a cabo elecciones limpias y entonces todo comenzará a funcionar muy bien. Bueno, esto es simplista y supersticioso. La democracia participativa no será creada por un  “hágase” (fiat) en Irak. Si con 200 años de experiencia ni siquiera prevaleció el criterio de transparencia eleccionaria en la última elección presidencial  del estado de  Florida. La democracia no es la rápida caracterización de un mecanismo para elegir autoridades. Es un ideal. No lo alcanzaremos, pero bien podríamos estar orgullosas/os de trabajar en pos de ello.

 

print

copyright © 2002-2004 info@pen-kurd.org