¿Desempeñó el pueblo kurdo algún rol en el genocidio armenio al comienzo del siglo pasado?

Artículo presentado en árabe por Hoshang Aosi, traducido y comentado al inglés por Kamaran Jarjees.

 

Tradujo esta última versión Ricardo Gustavo Espeja

 

 

Tal como los/as lectores/as e intelectuales de nacionalidad kurda , UD  puede sorprenderse por esta pregunta desde el punto fueron  los turcos otomanos bajo el liderazgo del sultán Abdul Amid II quienes l estuvieron involucrados de forma evidente en el genocidio cometido contra el pueblo armenio , pero no sucedió así con el pueblo kurdo. Sin embargo, debemos  detenernos en esta pregunta  y ser fieles  a la historia como así también ser fieles a la historia y ser críticos  del papel jugado por algunas tribus kurdas de Anatolia que engañadas por eslóganes religiosos optaron por el bando equivocado y lucharon contra los armenios. Esto tiene una elevada significación porque por una parte, debemos probarle al mundo entero que la inmensa mayoría  del pueblo kurdo en Anatolia eran simpatizantes de la causa armenia y que  el mismo condenó al genocidio. Pero, por la  otra debemos  señalar que aquellas  personas que fueron reclutadas en los así llamados  regimiento Al – Hamidie.  Entre algunas tribus kurdas  y que participaron del genocidio no representan en absoluto  a la mayor parte de la población kurda. Debemos  afirmar ante la comunidad internacional que han sido los turcos otomanos, fueron quienes planearon y llevaron a cabo el Holocausto Armenio, y sus manos están tintas de sangra. Los políticos ultra nacionalistas al igual que la mayoría de los intelectuales turcos   (con muy honrosas excepciones como el Dr. I. Beksici, A. Önal y algunos/as pocos/as más N.d.T) intentan salvar el pésimo récord del Imperio Otomano  y causan daño a la reputación del pueblo kurdo y lo acusan de haber cometido el Holocausto Armenio. Esto es un simple intento por deformar los hechos y sacarlos de su contexto histórico.  

La respuesta y la discusión de esta cuestión está basada en la mi traducción (del árabe al inglés por K. Jarjees N.d.T) de un artículo esc rito por Hoshang Aosi y publicado en Al – Hayat  un periódico editado en lengua árabe con base en Londres  el 10 de junio del 2008. Es mi esperanza que ayudará el lector  y a los intelectuales kurdos/as a refutar los alegatos turcos, y, ser considerar críticamente los hechos en lo que a mí dependa. Como es  evidente  la pobreza de los archivos kurdos, se hace dificultoso  para los historiadores  encontrar si las  tribus kurdas que estuvieron involucradas en el Holocausto armenio fueron motivadas  por una hostilidad nacional hacia el pueblo armenio, o, ha sido alimentando con propaganda interesada  su celo religioso. Según el artículo, miles de kurdos musulmanes, árabes, georgianos y azeríes pertenecieron al ejército otomano el cual sostuvo 11 guerras muy sangrientas contra el ejército ruso cristiano ortodoxo desde el siglo XVII hasta 1917. Tales enfrentamientos  tuvieron lugar en el suelo kurdo de Anatolia, lo que significa que estos acontecimientos desestabilizaron la kurda de Turquía y destruyeron sus ciudades y dificultaron a los intelectuales kurdos/as escribir acerca de estos hechos y conservarlos en archivos.

El Periódico del Kurdistán, la primer publicación oficial kurda, fue fundado por el señor Mikdad Methat Bader Khan (pronúnciese  ján)

En El Cairo, Egipto,  el 22 de abril de 1898, donde fueron publicados sus primeros cinco números. Este periódico jugó un papel  crucial en el fortalecimiento de la conciencia nacional del pueblo kurdo en general, y, ayudó al esclarecimiento de los intelectuales y la élite, y, sobre todo fue un resguardo  para la historia de su pueblo. Es en el periódico Kurdistán donde  se encuentra un a fuente digna de confianza en la cual podemos encontrar los puntos de vista de la élite kurda o de sus dirigentes acerca del genocidio armenio, y que podemos extender al pueblo kurdo del cual surgían. Sin embargo, antes de mi propósito por clarificar el rol del periódico en revelar la verdad, brevemente mencionaré alguna información  del Periódico del Kurdistán debido a su significado cultural e histórico para los/as intelectuales kurdos/as.

La publicación  del periódico Kurdistán  fue prohibida en El Cairo, después que funcionarios otomanos  en Istana  efectuaran una gran presión  a la familia de Mohamad Ali, el gobernante de Egipto que cerró al medio de prensa. El Periódico reestableció su misión en Ginebra, Suiza, donde aparecieron los 4 próximos números. Del  Nº 20 hasta el 23 el Kurdistán fue nuevamente publicado en El Cairo, los funcionarios egipcios dejaron sin efecto la prohibición que pesaba sobre el periódico. El Nº 24 se publicó en Londres, y, desde el 25 hasta el 29, lo fue en Folkston, al sur de Londres. Los números 30 y 31 fueron publicados  otra vez en Ginebra. Todos los números del Kurdistán  con excepción   de los  10, 12,17, 18 y 19 están bien preservados en la biblioteca de Marwork en Alemania.

Los hechos antes mencionados acerca del periódico nos llevan a considerar que este quincenario  cuyo editor en jefe fue Mikdad Methat Bader Khan y luego su hermano Abdul-Rahman Bader Khan, y, cuyo tamaño era (32, 5  25, 5), fue publicado desde abril de l898 hasta el 14 de abril de 1902. En sus  editoriales, como editor – jefe del Periódico Kurdistán, el señor Abdul – Rahman  Bader Khan  había alertado que el pueblo kurdo no estaba involucrado en la lucha contra el pueblo armenio. El condenó con vigor la masacre, y, sus columnas  contribuyeron  a revelar al mundo que el pueblo turco de Turquía en general y la élite kurda en particular  no apoyaba a los turcos otomanos su acción brutal contra la nación armenia.

El señor Bader Khan repitió sus advertencias y afirmó que la cuestión armenia y los derechos del pueblo armenio debían ser respetados, incluso antes de las masacres que tuvieron  su punto más álgido en 1915-1917. En su columna del número 27 el señor Bader Khan se refirió al  manifiesto del Sheij Abdel – Allah Al – Nahri. Adalid  del levantamiento kurdo de 1880, en el cual Al Nahri mostró el rechazo  de los kurdos a participar  en la lucha contra el pueblo armenio.

El Sheij Al – Nahri declaró su rebelión  contra el Sultán  Abdul Amid cuando él rechazó la orden del Pachá o gobernador de la región de Van  durante una sesión que hubo en la ciudad del mismo nombre. Al – Nahri había emitido  una Al – Fatuá  o mandato religioso que prohibía derramar la  sangre del pueblo armenio como así también obligaba a la nación kurda a no participar en la lucha contra el pueblo armenio.

Al – Nahri afirmó que la orden de asesinar a los inocentes armenios no debía ser obedecida por el pueblo kurdo porque estaba contra las enseñanzas islámicas y la voluntad de Dios. El señor Bader Khan se refirió a otra parte de la disertación de Al – Nahri durante la misma sesión  en la cual él les había dicho a los delegados kurdos  que el pueblo armenio no era su enemigo , sus verdaderos enemigos eran los impiadosos turcos quienes habían destruido su tierra y sus aldeas en los conflictos que habían mantenido con el ejército ruso.En su editorial, del Nº 8 del Periódico del Kurdistán , el señor Bader Khan se refirió a otra declaración , efectuada por Al – Nahri. En la misma se demostraba  la profunda percepción  de la causa armenia y de los sufrimientos que la misma conllevaba,  había expresado a la audiencia kurda lo siguiente – “ Sé que algunos de ustedes han participado matando armenios inocentes, que ello había sucedido como consecuencia de la ignorancia de algunas tribus kurdas de  las enseñanzas musulmanas , y, que habían cometido un gran pecado. Aquellas tribus ignorantes no entendían que asesinar a los armenios era lo mismo que asesinar a los musulmanes.

Al – Nahri enfatizó que académicos religiosos debían asumir la responsabilidad por haber dejado que participaran de un crimen en vez de haberlos alertado acerca de las consecuencias de este acto de maldad”. El seño Bader Khan  había llamado al pueblo kurdo a establecer la cooperación con los armenios y estrechar sus manos para remarcarla, “el pueblo armenio fue suprimido como el pueblo kurdo  y por buscar su liberación , habían  destrozado sus vidas. Las tribus kurdas ignaras no tenían en cuenta esto, y, ellas habían ayudado a los turcos en la lucha contra el pueblo armenio, esos ignorantes debían haber rechazado la orden de asesinar un pueblo inocente como el armenio, y, en su lugar debían ayudar a los armenios en su lucha contra los turcos”.En el editorial perteneciente al Nº 7  del Periódico Kurdistán, el señor Bader Khan destacó el rol de algunos nacionalistas armenios  quienes vivían en zonas no controladas por los otomanos  lanzaron una campaña contra la supresión de sus compatriotas por los turcos  y por el establecimiento de un estado independiente armenio en el territorio kurdo. El estado nacional armenio debería comprender  el norte y el sureste de Anatolia hasta Adana y la zona centra de Anatolia. El señor Bader Khan  también destacó  ¿cómo los armenios habían llegado a ser víctimas del conflicto entre las super potencias militares;  y, como las naciones poderosas tenían la voluntad de hacer concesiones a los armenios a expensas del pueblo kurdo y de su territorio. Asimismo, resaltaba que había un partido político armenio, llamado (tashnak), que tenía fuertes lazos con Rusia.

El partido estaba luchando por un estado nacional para los armenios, y, estaba muy comprometido en un conflicto armado contra los turcos para obtener este objetivo. Los otomanos habían jugado un rol muy hipócrita  explotando las circunstancias políticas en su favor. Por un lado, ellos  habían podido persuadir a algunas tribus kurdas que los armenios eran infieles y que representaban una gran amenaza contra las tierras kurdas, y, por el otro  habían engañado al pueblo kurdo  y le habían quitado sus derechos básicos en nombre del Islam. Sin embargo,  la intelectualidad y los kurdos con una sólida formación cultural tales como los kurdos alevís, yezidas,  y, finalmente algunas familias kurdas musulmanas sunitas, como sucedía con la del mismo Bader Khan  quienes tenían  una visión nacionalista desde la perspectiva kurda, estaban  atentos acerca de la política de mala fe otomana, por tal razón , ellos se mantuvieron fuera  de la influencia de los otomanos. En otras palabras, ellos condenaron enérgicamente el papel  horrible de algunas tribus kurdas  que colaboraron con los turcos en el asesinato de los armenios.

Indudablemente , que tribus kurdas  participaron en la masacre, pero esta  no fue consecuencia de su pertenencia a la nación kurda, sino que fue conducida por sus creencias religiosas como en sus intenciones tribales, las cuales estaban basadas en la venganza y el odio hacia los no musulmanes.  Es digno de mención  que las tropas armenias también asesinaron  millares de  kurdos/as inocentes y forzaron a otros miles  a que abandonaran sus casas y aldeas, como venganza contra la agresividad y la brutalidad del ejército otomano. Desgraciadamente, tanto los políticos como los intelectuales armenios tenían un conocimiento muy pobre acerca de la historia y las aspiraciones del pueblo kurdo.

Más peligroso, fue que  ellos no estaban al corriente  del peligro  que significaba el quedar encerrados  acerca de las disputas internacionales sobre los territorios que conformaban al Imperio Otomano; pujas  que trajeron catástrofes y sufrimientos tanto para los kurdos como para los armenios.

Aparentemente , el peso de los intereses de las  relaciones políticas  entre las super potencias como Alemania, el imperio Británico y Francia, por un parte, por la otra sus  relaciones individuales con el Imperio  Otomano, fue mayor que los intereses y las aspiraciones los pueblos  kurdo y armenio.

Por ejemplo se puede ser muy crítico con el papel que jugaron los alemanes  apoyando a su aliado estratégico, el Imperio Otomano durante la masacre Armenia; también se puede condenar  la posición de la Comunidad Internacional que prefirió cerrar los ojos frente al Holocausto Armenio. Se debe proclamar este interrogante ¿por qué la Comunidad Internacional no tuvo una política firme ante los otomanos? . No sucedió así porque  en aquellos días , Gran Bretaña y Francia  habían alcanzado un acuerdo sobre la división y la distribución de los lugares estratégicos como sagrados  de los territorios sureños del Imperio Otomano entre ellos.

Tanto británicos como franceses ignoraban  los sufrimientos de kurdos y de armenios, y, de allí su abandono por cumplir con los mandatos implementados en el Tratado de Sèvres , en el cual ellos habían abogado por el establecimiento  de los estados nacionales kurdo y armenio respectivamente, es una buena prueba de ello. Adoptaron el tratado de Lausana en 1923, el cual no tenía en cuenta el sufrimiento de ambas naciones, y, dicho Tratado apoyaba con energía la posición de la moderna república turca, la cual fue fundada por Kemal Atatürk, y , construida  sobre las ruinas del Imperio Otomano . A la luz de lo que hemos mencionado anteriormente , podemos concluir que la intelectualidad kurda y su élite  no contribuyeron a dar luz verde a los turcos otomanos y continuaron  con sus  crímenes contra los armenios (y los kurdos nota de R.G.E ) .

Por el contrario, ellos los condenaron (pero no aceptaron que fue un genocidio nota de R. G. E) y además callaron  que la gran masa del pueblo kurdo no estuvo comprometida  en el crimen de genocidio y de limpieza étnica de los armenios. El lector y la Comunidad Internacional no debe  receptar de nuevo los alegatos de los ultra – nacionalistas de Turquía. Somos una nación pacífica, y , siempre hemos apoyado a otras naciones en su lucha por sus derechos básicos y la libertad. Hemos apoyado a los armenios en su su lucha desde que compartimos sus sufrimientos  y hemos pagado un alto precio como muchas naciones ya estén en los Balcanes  o en el Cercano Oriente, por las consecuencias del colapso del Imperio Otomano.

 

Referencias

Artículo original de Hoshang Aosi www.al-hayat.com 10 de junio 2008

Traducción al inglés y discusión de :

Kamaran Jarjees,

Estudiante, Engelsk og IU, RUC

Para comentarios y preguntas info@focus-a.dk (que serán enviados a K. Jarjees).

 

 

 

 

 

print

copyright © 2002-2005 info@pen-kurd.org